Destino aljarafe… ¿Por qué?

Os pongo en antecedentes. Prometí a una amiga que iría en bici a su casa, como una ruta más. No hay problema ¿verdad? Pero es que ¡vive en Benacazón!, así que la avisé: No me esperes pronto, antes tengo que darle un poco de caña.

Me siento delante de mi ordenador, abro google maps y me pongo a trazar la ruta hasta Benacazón para hacerme una idea. Intentando coger el mayor número de carriles posible o lo que es lo mismo evitando el mayor número de carreteras.

Venga, voy a Camas, de Camas a Valencina, de ahí a Gines, Espartinas, Umbrete y ¡Benacazón!. Me vuelvo por Bollullos, almensilla, Palomares… y no sé si tirar para Gelves y de allí coger el camino del río y cruzar por San Juan hacia Sevilla o meterme para Coria, cruzar con la barcaza y volver por allí… la segunda opción se ve bastante larga, así que calculo los kilómetros volviendo por Gelves… ¡70! Madre mía, son muchos kilómetros, la última vez que hice una ruta larga fueron 56, llegué a casa y no morí, pero hace seis meses que no cojo la bici, imposible, hay que practicar porque además la ida es subida y tampoco estoy muy hecha a las cuestas.

Vale, no hay prisa, puedo ir ahora o dentro de dos meses o seis, mi amiga no se va a mudar. Además he tanteado a un amigo y me ha dicho que me acompaña y que pondrá la ruta en su facebook para que la gente con la que él sale se apunte. Perfecto, mejor mal acompañada que sola.

Hay que hacerlo por etapas, poco a poco, acostumbrándome de nuevo a las largas distancias. Primero voy hasta Camas y vuelvo, otro día voy hasta Valencina y vuelvo… así hasta que sea capaz de ir y volver sin tener que ir al hospital en vez de a mi casa.

De momento voy sola, estoy en una época rara en la que no estoy dispuesta a aguantar tonterías y… yo sé que en este mundo tiene que haber de todo, que es imposible caer bien a todo el mundo, pero los que estéis acostumbrados a hacer rutas sabréis que hay quien se pone tonto, que hace tres meses que aprendió a montar en bici y da clases de cómo hacerlo a los demás sin conocerles de nada… y más si eres tía. Que le miras y piensas: Sí, te ha costado una pasta tu bici, anda si le has puesto calas y te has comprado unas botas… sí, sí, se pedalea con los pies… y hasta el casco es todo fashion, como la ropa… claro, como yo nunca he montado en bici, es mi primera vez…  claro, claro, vas muy rápido, estás en muy buena forma… Si tienes cojones haz esta ruta con mi bici…

No sabes si poner los ojos en blanco, si decirle que está molestando o esperar a que llegue el momento en el que no sea capaz de sacar el pie del pedal, se caiga y te descojones, aunque sea por dentro.

Pues eso, que tengo ganas de disfrutar de mi bici sin aguantar tonterías de nadie, que la mayoría de la gente que va en los grupos de ruta es fantástica, pero como en todo, siempre hay quien mete la pata. Los Súper-Pro.

Google Plus
Nuestros usuarios