Festival No Sin Música 2015

Nuevo festival, en pleno verano. Destino Cádiz. ¡Cómo me gusta Cádiz!. Hemos cogido el abono de dos días más el camping, que está en El Puerto de Santa María. Vamos en coche, pero el camping incluye el desplazamiento desde allí hasta el puerto de Cádiz.

Primer problema… no tenemos tienda de campaña… hago un par de llamadas y consigo una que además es de las fáciles de montar.

Con todo preparado me pasan a recoger y damos inicio al fin de semana festivalero. Entendemos que nos lo vamos a pasar mejor que en el territorios porque el cartel nos gusta más.

Llegamos pronto al camping, hay que montar la tienda, comer y salir pitando para Cádiz porque comienza temprano. Al llegar nos dan un mapa del camping que incluye el sitio donde debemos ir a coger el catamarán que nos llevará y nos traerá y el ticket del viernes y del sábado del mismo. Por el horario… los dos días llegaremos una hora antes de que empiece el festival, pero bueno, la otra opción es pasar de esa hora y pagarlo y cogerlo a otra.

El primer día vamos a nuestra hora. Comemos algo rápido en el restaurante del camping tras montar nuestra tienda fácil y echamos a andar hacia la parada… está lejos… hace calor… la vuelta va a ser tremenda después de tantas horas de concierto… a ver si hay taxis o algo así.

Mola, es la primera vez que cojo ese tipo de transporte público. En el catamarán un chico se pone a hablar con nosotras… va con su primo, son de Córdoba y decidieron ir al festival sólo porque va Vetusta Morla. Hacemos todo el camino charlando con ellos y al llegar a la zona del puerto nos despistamos un poco.

Como es muy temprano decidimos tomarnos algo por allí, nos sentamos en el primer sitio que pillamos y nos pedimos dos refrescos. El camarero nos trae dos botellines y dos vasos.

Cádiz, cinco de la tarde de un día cualquier del mes de Julio. Hace un calor que no veas y en la mesa de al lado dos señoras mayores están merendando ¡chocolate con churros! ¡Madre mía! ¡eso es amor al chocolate y lo demás es tontería! ¡les va a dar algo! Lo que pega es estar en La Caleta, escuchando el sonido del mar y cogiendo color, no atiborrándose a chocolate con churros.

Pedimos la cuenta, clavada de casi 6 €, en ese momento entendemos por qué está la calle llena de gente y el bar prácticamente vacío… hecha la cruz. En un chiringuito, en la playa, se paga tres euros por una cocacola sin problema, pero en un bar, que tampoco es que sea gran cosa, con un servicio normalito tirando a “para la gente que hay estás tardando en atenderme”, con vistas al puerto, que tampoco son grandes vistas… por mucho que la Catedral esté a dos calles… así les va, seguro.

A las seis ya está abierto el recinto, por lo que abandonamos las calles de Cádiz y entramos, no hay mucha gente haciendo cola en la puerta. Ronda de reconocimiento y a la barra. Un chico de la barra nos comenta que alquilan vasos a 1 euro, si quieres al final del día lo devuelves y te dan el dinero o te lo quedas. El vaso está chulo, cogemos uno para cada una y decidimos que nos lo quedamos, de recuerdo.

Primera sorpresa. No hay vasos normales, todo el mundo va con su vaso alquilado/comprado y resulta… ¡Que hay contenedores por todos sitios! Perfecto, llevo dos festivales quejándome de que no tengo donde tirar los vasos y en el único sitio donde no tengo necesidad de tirarlo es el único sitio donde hay contenedores. A alguien se le va la pinza, entiendo que a alguien del ayuntamiento de Sevilla al no exigir que haya contenedores. Me da por reírme por lo absurdo de la situación.

Hay dos escenarios, uno grande donde actuarán los grandes y uno pequeño, casi ridículo, donde actuarán grupos locales.

Vamos al escenario principal, toca Furia (o Furia Trinidad), no les conozco. Me gustan, empezamos bien.

Después toca el turno de Arizona baby, era como escuchar a una banda del oeste americano, no están mal, visualmente muy hipsters, musicalmente especiales. Es de los grupos que o te gustan mucho o no te molesta escuchar un rato, siempre desde mi punto de vista, claro. Tampoco los chicos me motivan más que a mover el pie al ritmo de lo que tocan. Furia son menos conocidos, pero gustan más en el directo.

De un estilo musical pasamos a otro totalmente diferente, Miguel Campello. He escuchado algo, no mucho, no es mi estilo pero hay temas que gustan, así que supongo que me gustará en general, aunque llegue un momento en el que tenga ganas de que acabe por eso de que no es santo que me provoque mucha devoción. Sale, prácticamente con su litrona en la mano, hay que reconocer que el tío se deja la piel, no para, anima, canta, toca, da volteretas, es todo un show. Canturreo las pocas letras que me sé y me sorprende darme cuenta de que no estoy deseando que acabe. Hay artistas que te transportan, da igual qué canten ni cómo, la cuestión es que te hacen vivir el directo y eso, desde abajo, en el barullo que formamos los asistentes, se agradece mucho. No sé si ya lo he dicho en alguna ocasión, creo que con los teloneros del concierto de Vetusta Morla, no importa que no sea tu estilo, no importa que no conozcas al grupo, cuando llegan a la gente llegan y no puedes más que disfrutar.

De pronto los alrededores del escenario comienzan a llenarse… se nota que después toca MClan. Me encantan, hagan lo que hagan seguro que los voy a disfrutar, pero también se lo curran.

Entre grupo y grupo hemos estado tomando algo, visitando el escenario pequeño, bailando al son de algún grupo que nadie conoce. A mitad de la tarde nuestros amigos del catamarán comienzan a acompañarnos, se ven buenos chicos, así que no nos importa.

La guinda del día la pone Mala Rodriguez. Tampoco soy fan de la chica, en realidad ninguno, pero decidimos quedarnos un rato. No se escucha bien y optamos por dejarla allí cantando y marcharnos. Hay que buscar el sitio desde el que saldremos.

Tenemos dos opciones para llegar hasta el camping, en otro catamarán o en bus. El bus nos deja más cerca del camping, pero nuestros acompañantes tienen el coche en el aparcamiento de la parada del catamarán, así que vamos en esa opción.

No es el catamarán público, pero es algo parecido. Ya montados el dueño del coche me dice que como soy la que menos he bebido que conduzca yo… no sé ya cuantos coches que no son míos he conducido desde que me saqué el carné de conducir. Acepto las llaves con la condición de que no me hago responsable de lo que pueda pasar, el chico acepta la condición y conduzco de vuelta al camping, con algún que otro frenazo de por medio, es muy sensible, el coche no es mio, son las tantas de la mañana, van todos medio dormidos ¡y encima se quejan!. Risas… a dormir.

 

DIA 2. SABADO

 

Como el día anterior vamos a coger el catamarán, pero decidimos no coger el del ticket que nos dieron y coger uno un poco más tarde. Llegar allí a las cuatro y media cuando el primer concierto es a las siete… de cualquier modo llegamos pronto y nos fuimos a tomar algo por allí con nuestros amigos del día anterior. Afortunadamente dimos con un bar con precios normales, relativamente cerca del bar del día anterior, mucho más moderno y con camareros más amables.

El primer concierto es el de Full, nosotras, muy propias, tenemos entradas para el concierto que harán en agosto en Sevilla, una tontería por nuestra parte porque ni siquiera conocemos al grupo, pero eso es lo de menos, lo poco que hay debemos aprovecharlo.

Entrada en el recinto, cogemos sitio y mientras el grupo toca vamos comentando que nos gustan, que hay dos que se parecen mucho por lo que deben ser hermanos… y una chica que había delante se vuelve y nos da puntual información sobre los chicos. Se nota que es seguidora… curioso, ella es de Badajoz y les conoce y nosotras que somos de Sevilla, como el grupo, no teníamos ni idea de su existencia…

Aprovecho: ¡Hola Esther!

Total, que hablando con ella resulta que va a Sevilla al concierto, así que nos ofrecemos para hacerle compañía porque al parecer va sola… ¡que de amigos estamos haciendo!

El grupo genial, nos ha gustado bastante, en Sevilla con más tiempo les disfrutaremos más.

El siguiente grupo es Elefantes. Ese lo conocemos y sabemos de sobra que nos gusta. Empieza, euforia general… al rato nos damos cuenta de que el cantante mira mucho a su derecha. Es como si no supiera si animar al público o mirar hacia ese lugar al que mira.

La prensa rosa de alrededor nos pone al día, al parecer ha tenido problemas conyugales y han hecho las paces… bla bla… que me parece muy bien que el hombre tenga vida personal, como todos, pero ya que está en un concierto lo menos es que se entregue al máximo a su público, no que esté pendiente de la mujer. Que tampoco pasa nada si le tira algún beso o mira de vez en cuando, pero es que parece que se le va a partir el cuello y su actitud te corta el buen rollo que te ha dejado Full. En fin…

Aprovecho: Espero que tú relación vaya bien, me imagino que vuestro problema no ha surgido por lo que haces subido a un escenario, si no por lo que haces cuando estás por ahí y no estás encima del escenario, así que en los conciertos mejor te dedicas a tu gente y antes de subir al escenario y cuando te bajes, ya pones los cinco sentidos en tu chica.

A pesar de todo la cosa va bien, aunque yo pienso eso por el grupo que viene después, excepto por un par de temas… no son muy de mi devoción. Pero como estoy dispuesta a divertirme y disfrutar del directo no importa, he disfrutado de grupos que no conocía y no me han gustado.

Pero para mí el tiempo de Dover resulta tan plano que me aburro. Pido disculpas a todos sus seguidores, pero no puede gustarme todo. Pero bueno, que tampoco es que la gente que hay alrededor esté como loca… aprovechamos el impás de Dover para ir a por algo de beber y comer.

Nuestros amigos quieren darse prisa porque el motivo por el que están en el No Sin Música viene después. Vetusta Morla.

Estamos en primera fila, no ha costado mucho llegar. Cuando Dover termina notamos que la gente comienza a agolparse a nuestro alrededor.

Hace un par de meses que he visto un concierto completo, pero estos chicos nunca decepcionan. Viven el escenario como deben vivirlo, haciendo que tú lo disfrutes. Ya se que Vetusta me gusta, pero también hay otros grupos que han conseguido que disfrute con ellos gracias a su directo.

Cierran el día Los Hermanos Dalton. No están mal. No quedamos hasta casi el final, había poca gente ya por allí. Por cierto, aquel día el escenario pequeño ni lo visitamos, escuchamos algo de música en él un par de veces que pasamos para comprar bebida, pero nos paramos poco, la verdad.

Como el día anterior nos volvemos en “barco”, pero resulta que hay un ligero inconveniente, no nos deja en el mismo lugar que el día anterior, sin aviso previo cambian el sitio. Es más, nos deja tan lejos que hay que coger un taxi para llegar al camping y la cuestión es que personas como nuestros amigos, tienen su coche en la parada del catamarán… en menos que se tarda en decir dos teníamos allí una sentada hecha. Algunos se marcharon prefiriendo caminar o buscar un taxi… una locura siendo sábado a las cuatro de la mañana. La mayoría nos quedamos allí.

El señor capitán, al ver que no nos movíamos, decidió dejarnos donde supuestamente debía dejarnos… y nos encontramos con otro problema. El sitio donde debía dejarnos, su amarre, tenía una verja cerrada con un candado y no localizaban a la persona que tenía las llaves, así que tocó llamar a la policía local que terminó cortando el candado para poder abrir y que pudiéramos pisar tierra firme. Toda una aventura, que pasó del cabreo inicial al “ya que estamos vamos a montar una fiesta mientras esperamos”.

De nuevo conduzco de vuelta hasta el camping. Charla nocturna comentando las experiencias del día y a dormir, el domingo toca vuelta a casa.

De todos los festivales, conciertos y demás a los que he asistido, realmente este me ha parecido el que mejor organizado estaba, no hubo muchas diferencias entre el horario real y el del cartel, la organización festival/camping/traslados estuvo genial y allí dentro todo fue perfecto. El espacio me resultó pequeño, tampoco sé cuanta asistencia suele tener, aunque para las personas que nos congregamos allí estaba bien. Hubiese cambiado mucho la cosa si aquello se llena hasta la bandera…

Google Plus
Nuestros usuarios