Cubiqum

Todo comenzó con un ¿te apuntas?… ¡venga vale! Total, me apunto a casi tó… Llega el día y quedamos dos grupos de cinco. Algunos nos conocíamos y otros no. Cervecita previa… Primer grupo, nosotros.

Nos plantamos en la puerta y llamamos al timbre. Llegas sin tener prácticamente idea de cómo va el tema, sabes lo poco que ponen en su web, que si salir de una habitación, que si pistas, acertijos… En realidad estás un poco nervios@ porque no sabes de qué va el tema.

En cuanto entras hay una chica que te explica cómo funciona el juego y te pone en antecedentes. Es amable y simpática. Tienes 60 minutos para salir de donde vas a entrar. Puerta cerrada. Botón de emergencia. Siempre se puede fingir un ataque de ansiedad y partir el juego.

¡Hala, los cinco para adentro! Hay un marcador con una cuenta atrás, lo miras al entrar, te falta un segundo ya.

Cuando vuelves a mirar el marcador, o alguien lo mira, se escucha eso de… ¡venga vamos que nos quedan xx minutos!.

Te quedas un poco loco, como se dice últimamente, ¿ya ha pasado casi una hora? No puede ser…

Pues sí, puede ser, una vez que se cierra la puerta tras el grupo el tiempo pasa volando y eso es buen síntoma.

En realidad resulta caro, más económico mientras más gente vaya, 45 euros por grupo, así que como muy poco te cuesta 9 euros la hora. Mucha gente pensará que no merece la pena gastarse casi diez euros en eso, pero… merece la pena, aunque todo depende de cada bolsillo.

Es un juego sorprendente, divertido y diferente. Muy recomendable. Nosotros lo pasamos bien y apenas nos conocíamos unos a otros, imagino que un grupo de personas que se conozcan lo pasará aún mejor.

Resultado de la experiencia: Han abierto una sala más… ¡me apunto!

Una respuesta a Cubiqum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Google Plus
Nuestros usuarios