La Decisión

Hoy sólo es el día que decido dejar de fumar… ¡lo he hecho tantas veces! Pero esta vez parezco decidida, en mi paquete sólo queda para un par de cigarros, uno que me fumaré mientras decido cómo exponer todo lo que irá sucediendo y otro que dejaré por si me desespero.

Hace muchos, muchos años que comencé a fumar. Hace ya cinco años me pasé al tabaco de liar, hace casi dos años que pongo dos boquillas para que quepa menos tabaco. He conseguido alargar un paquete de 30 gramos a 14 días… Ahora tengo 41 años, he dejado atrás muchas cosas y personas en mi vida, de esas que no te sirven para nada. Hay un chico en mi vida que tiene razón, alguna vez me ha preguntado ¿qué te aporta? Y la respuesta siempre es nada o nicotina, pero en realidad es nada. Sólo es perder una costumbre, eliminar toxinas, acostumbrar al cuerpo a la falta de nicotina… parece tarea fácil y no lo es. A ese chico le dije una vez: dejar de fumar es igual de difícil que dejar de querer.

La realidad es que no me aporta nada, el tabaco digo, aunque el chico al que me refiero tampoco. Ni me tranquiliza, ni me gusta el sabor, ni me cuesta pasar horas sin fumar cuando estoy con personas que no lo hacen. A lo que hay que sumar que cada vez más el precio no araña el bolsillo, lo atraca a mano armada.

No quiero que esto sea un intento, ya estoy cansada de intentos fallidos en muchas cosas y mi proposición para año nuevo fue esa precisamente, no hacer más intentos, hacer lo que quiero hacer, sin dudas, sin oportunidades; mi máxima para este año es: lo quiero… lo tengo o lo hago. Caminos cortos, decisiones rápidas, soy una persona, sé lo que quiero y cómo lo quiero, ¿para qué dar rodeos? Los rodeos cansan.

Así que aquí estoy, con mi decisión tomada. Ya sé a qué me enfrento, en una ocasión dejé de fumar tres meses. Me quedan horas y horas con mi mente ocupada en el tabaco, no hacer nada es lo malo, dejarle tiempo al cerebro para que se de cuenta de que le falta algo. Lo suyo será ocuparlo con algo, de momento tengo el bolso lleno de caramelos. Además tengo una nueva actividad, personalizar ropa y bolsos, y resulta que cuando coso… no fumo. Así que voy a ser muy productiva en eso de coser.

Yo puedo, siempre lo puedo todo, imagino que con esto también podré… Al menos eso espero, dejar atrás el tabaco… y otras “cosas” que empiezan a molestar. Sólo de pensarlo ya me pongo nerviosa. 🙁

Aquí empieza “diario de una desintoxicación”, espero que os guste y os ayude.

Google Plus
Nuestros usuarios